Microscopio casero (2)



CONSTRUCCIÓN DE UN  MICROSCOPIO CASERO

Material necesario:
-          Hoja de afeitar, agua, cristal, espejo, cartón.

Elaboración y empleo:

Armazón:
Comenzamos la construcción del microscopio colocando la plantilla sobre un cartón fuerte y compacto y doblándola por las líneas de puntos.

                          Plantilla



Espejo
A continuación cortaremos un espejo de 40 x 34 mm y lo introduciremos por A. Nos servirá para dotar al aparato de una iluminación intensa, si lo orientamos hacia una ventana.

Porta objetos:
Nos servirá un recorte de vidrio delgado lo más fino posible que encontraremos en cualquier vidriería. Tendrá una anchura de 20 mm y su longitud oscilará de 50 a 60 mm para que nos permita moverlo por los lados del armazón.

Lupa:
Esta es la parte esencial del microscopio ya que de su convexidad y forma dependerá en absoluto la imagen que obtengamos.



Procederemos así:

En primer lugar sumergiremos la hoja de afeitar en agua muy limpia, con lo que se formará una gotita en el orificio central. Ahora, limpiaremos con sumo cuidado los bordes del orificio central hasta que tengamos seguridad de que no queda la menor partícula de agua en sus alrededores.
Una vez hecho esto, introduciremos la hoja de afeitar en la ranura B y colocado el porta-objetos con el material a observar, acercaremos todo lo posible un ojo al objetivo, y si la visión no tiene mucho aumento, con el extremo de un alfiler iremos añadiendo agua. Esta operación debe repetirse hasta obtener una visión perfecta.
Si la imagen saliese deformada, es señal de que hemos echado demasiada agua. Entonces haremos el trabajo inverso, es decir, quitaremos agua de la lente con ayuda de un secante.

Fuente:
-          CIENCIAS NATURALES – Segundo Grado de Educación Secundaria.
                                            Oscar Díaz Alva
                                            María Luisa Maguiña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario